Exemple

“Necesitamos vías alternativas para que las mujeres generen ingresos”

Aunque los resultados de la cosecha dependen de factores externos que no podemos controlar, existen iniciativas que podemos poner en marcha para reducir los efectos de la crisis alimentaria.

Keïta Bintou Samake

Una primera idea: se pueden reforzar los cultivos hortícolas que realizamos las mujeres fuera de la temporada de cosecha. Este tipo de actividad es complementario a los otros cultivos que desarrollamos.

Lo cierto es que ya se están haciendo importantes esfuerzos en este sentido mediante la preparación de zonas hortícolas. No obstante, es necesario dar más impulso a este tipo de actividad, ya que son un remedio importante para aliviar las penurias de la población en estos momentos de crisis.

Formación, microcréditos y ganadería

Al mismo tiempo, es necesario potenciar las vías para que las mujeres ganen dinero. Dos fundamentales son la formación y la provisión de microcréditos. Ambas permiten emprender pequeños negocios que suponen un alivio en una situación de escasez de las familias.

También tendríamos que plantearnos formas para diversificar estas fuentes de ingresos, para no limitarnos a una sola cosa. La cría de aves u otros tipos de ganado o la producción de la mantequilla de karité (para la elaboración de productos cosméticos) podrían ser fuentes alternativas de recursos para nuestras familias.

Conservas para vender durante más tiempo

Por último, estamos muy limitadas en lo que se refiere a transformación y conservación de los productos agrícolas (cereales y verduras). Necesitamos dotarnos de medios y equipamientos que nos permitan producir y vender alimentos en mejores condiciones. Así nuestros márgenes de beneficio serían mayores durante un mayor periodo del año.

Por ejemplo, en nuestro pueblo, se ha producido una gran cantidad de cebollas, pero como no podemos conservarlas, y para que no se estropearan, hemos hecho donaciones a familias, las hemos utilizado inútilmente como condimento y hemos acabado vendiéndolas a un precio unas seis veces inferior al del mercado.

Foto: Mujeres preparando cultivos – By Movimiento por la Paz -CC


Keïta Bintou Samake es Presidenta de la Asociación de Mujeres Rurales del Círculo de Kita, en Malí. Tiene 57 años y es madre de 9 hijos.

Facebook Twitter Google LinkedIn Pinterest Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *