Sahel emprende

“Sahel emprende” nos habla de la capacidad de decisión que desarrollan muchas personas a la hora de incidir directamente sobre sus alternativas de futuro. Para esto es necesario hacer referencia a la resiliencia. Como reza esta página web, uno de los rasgos más representativos de las personas que habitan esta parte de África proviene, en gran medida, de la elasticidad de las poblaciones locales y su capacidad de reinventarse frente a los conflictos.

  • Desde 2017, las mujeres de los pueblos en los que trabajamos han puesto en marcha 20 pequeños negocios en sectores como la producción de crema o de aceite de cacahuete, el engorde ovino o la venta de productos alimentarios. Esos negocios se han consolidado y, con los ingresos generados, las mujeres realizan otras actividades económicas y dan pequeños préstamos a vecinas y vecinos de las comunidades.
  • A partir de 2020, un total de 194 jóvenes (de los cuales 90 son chicas) empezarán itinerarios de formación profesional para buscar un empleo en sectores económicos no agrícolas. La carpintería, la mecánica, la costura y la construcción son algunas de las ramas en las que las y los jóvenes serán formados.
  • Uno de las grandes demandas de la población rural en Níger es saber leer y escribir. Poder leer un documento oficial o escribir una carta al alcalde de tu pueblo constituyen acciones básicas a las que aspira la población del Sahel rural. Para ello, hemos puesto en marcha 20 centros de alfabetización con doble turno de clases: las mujeres, por la mañana; los jóvenes, por la tarde. De aquí a 2022, se espera haber alfabetizado a unas 2.500 personas.

Financiado por

Cooperación Española - Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)