Exemple

Resiliencia

La resiliencia es la capacidad de las personas, familias o comunidades expuestas a una amenaza de anticipar, reducir el impacto y afrontar la adversidad, recuperándose de sus efectos y transformando sus condiciones de vida sin poner en peligro sus perspectivas a largo plazo.

El término resiliencia proviene de la física de materiales y hace referencia a la capacidad de un resorte de recuperar su forma original una vez ha cesado la perturbación a la que ha estado sometido.

La primera vez que el concepto apareció en el ámbito de la ayuda humanitaria y la cooperación fue en un informe de las Naciones Unidas sobre la crisis que estaba teniendo lugar en el sur de Sudán a finales de los 90. Desde entonces, factores como la cronificación de los conflictos o el aumento de los desastres de origen natural le han ido otorgando protagonismo, hasta que se ha convertido en un nuevo enfoque de trabajo centrado en la participación comunitaria.

La resiliencia está directamente relacionada con el fortalecimiento de las capacidades y las competencias para mejorar la capacidad de respuesta y reducir el riesgo ante una posible amenaza, sea cual sea su naturaleza. Esas capacidades deben intervenir antes, trabajando la prevención, durante, mejorando la resistencia, y después de las crisis, acelerando la recuperación y transformando las estrategias de cara a un futuro episodio.

La prevención no solo salva vidas, también resulta rentable en términos económicos. Solo en 2011, las pérdidas por desastres alcanzaron 265.000 millones de dólares, más del doble del monto total de la Ayuda Oficial al Desarrollo .

Según Intermón Oxfam, el número de desastres relacionados con el clima aumentó un 223% en los países en desarrollo entre 1980 y 2005. Los efectos del cambio climático están siendo especialmente severos en regiones como el Sahel o el Cuerno de África, donde más de 30 millones de personas se han visto afectadas por las crisis alimentarias que se han ido sucediendo durante los últimos años.

En este contexto, resulta necesario implementar nuevas estrategias capaces de fortalecer los medios existentes y crear otros complementarios para que las comunidades puedan afrontar las dificultades y recuperarse con mayor rapidez. En definitiva, reforzar la resiliencia.

Facebook Twitter Google LinkedIn Pinterest Email