Exemple

Una encuesta sobre nutrición e higiene con madres y abuelas

Mady Siré Keita llega en moto a Nafadji bien pronto y se dirige a la plaza de este  pueblo maliense. Necesita tiempo porque hoy va a hablar con mucha gente: el día estará dedicado a hacer una encuesta sobre los conocimientos y hábitos de la población en cuestiones de alimentación e higiene. Y muy en particular de las madres, que son las responsables directas del cuidado de los niños y niñas.

Malí es un país con una situación de escasez alimentaria estructural, agudizada por la sequía de 2011 y la crisis socio-política y de seguridad en 2012: ayudar a la población a gestionar mejor sus recursos alimentarios a través de una mejor información la hace más resistente a estas vicisitudes.

Comportamientos que influyen en la alimentación

Mali - Alimentación infantil

Las informaciones que Mady Siré, trabajador del Movimiento por la Paz, recoja en Nafadji, situado en la Comuna de Séféto Oeste (Círculo de Kita, compuesto por 9 comunas), servirán para identificar los comportamientos que hay que cambiar para mejorar la alimentación de los y las menores, y sus causas.

A modo de ejemplo, una de las cuestiones principales que se busca responder es qué barreras sociales y culturales están limitando la lactancia materna exclusiva. Ello permitirá llevar a cabo más adelante campañas de información para toda la comunidad sobre las cuestiones identificadas.

Otra cuestión importante sobre la que Mady quiere preguntar tiene que ver con el huerto comunitario, cuya explotación el Movimiento por la Paz apoya en Nafadji desde 2011, y en el que trabajan 112 mujeres. Se quiere conocer por qué muchas trabajadoras en el huerto acaban vendiendo las verduras para obtener ingresos en lugar de usarlas para el consumo de sus familias, a pesar de que existe un déficit alimentario en sus hogares.

La encuesta y las Musôkôrôbas

Eligiendo las casas para la encuesta

Lo primero que hace Mady Siré es reunirse con el jefe del pueblo: le explica el motivo de la visita y cómo va a realizar la encuesta. Después, ya en la plaza, los hogares que participarán se seleccionan de manera aleatoria. Y siguiendo un método sencillo: se lanza un bolígrafo al aire y se eligen según la dirección hacia la que apunta la tapa.

No todas las casas valen. Siempre hay que contar con el permiso del jefe de familia, pero para participar en la encuesta, lo principal es que en ella debe vivir al menos una mujer con un(a) niño(a) de entre 0 y 59 meses y una Musôkôrôba, que son mujeres de edad más avanzada, como las abuelas, cuyo peso en las decisiones en temas de salud y alimentación es determinante.

Los cuestionarios reúnen preguntas abiertas y preguntas cerradas y constan de seis grandes partes:

  • Identificación del hogar / madre / Musôkôrôba
  • Salud del niño/a
  • Alimentación del recién nacido
  • Salud de la madre
  • Alimentación de la madre
  • Higiene y saneamiento

Mady Siré toma asiento a la sombra, invita a la primera madre a hacer lo mismo, y, boli en mano, empieza su largo pero fundamental día de preguntas y respuestas.

Facebook Twitter Google LinkedIn Pinterest Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *