Exemple

El agua, en cantidad y calidad suficiente para el uso y consumo humano, es un derecho fundamental al que millones de personas en el mundo no tienen acceso. Desde 2009, el Movimiento por la Paz – MPDL junto con Water for All han facilitado el acceso al agua potable a más de 100.000 personas de comunidades rurales de Mali y Níger mediante la construcción de puntos de agua potable y saneamiento.

Según datos de Naciones Unidas, más de 663 millones de personas en el mundo viven sin depósitos de agua seguros cerca de sus hogares y 1800 millones utilizan una fuente de agua contaminada con residuos fecales, una de las principales causas de enfermedades mortales como el paludismo, el cólera y otras enfermedades diarreicas. Estima, además, que en 2050 al menos un 25% de la población mundial vivirá en un país afectado por escasez crónica y reiterada de agua dulce.

 El área del Sahel es una de las zonas del planeta que más acusa la sequía y la falta de acceso a recursos hídricos. En Mali y Níger, al igual que en otros países subsaharianos, es uno de los problemas que en mayor medida afecta a la población, especialmente a las personas más vulnerables y en zonas rurales, lo que se traduce en problemas nutricionales y sanitarios.

Uno de los objetivos de nuestro trabajo en la zona es el abastecimiento de agua potable a la población y a infraestructuras sociales básicas como escuelas o centros de salud, así como la promoción de hábitos que incidan en mejores niveles de higiene y generen una disminución de enfermedades diarreicas.

Porque garantizar el abastecimiento de agua potable implica además garantizar el acceso a otros derechos básicos como son el derecho a la salud y el derecho a la alimentación. Desde 2009, el Movimiento por la Paz – MPDL junto con Water for All han facilitado el acceso al agua potable a más de 100.000 personas de comunidades rurales de Mali y Níger mediante la construcción de puntos de agua potable y saneamiento.

En un planeta donde la escasez de agua afecta a más del 40% de la población, el acceso a recursos hídricos de calidad es crucial para garantizar unas condiciones de vida dignas, como así ha sido recogido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible en su Objetivo 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos y todas.

Facebook Twitter Google LinkedIn Pinterest Email