Exemple

«Estoy conmovido por el hecho de que cada dos minutos y medio muere un niño a consecuencia de enfermedades ligadas con la práctica de la defecación al aire libre. Son muertes que pasan desapercibidas — no se cubren por los medios de comunicación, ni existe un debate público sobre este tema —. Rompamos el silencio» Vicesecretario General de la ONU, Jan Eliasson (mayo 2014)

Los líderes de la defecación al aire libre

Fuente: https://www.iagua.es/blogs/jorge-castaneda/dime-que-pais-vives-y-te-dire-donde-defecas

En 2015, en el mundo había 892 millones de personas que defecaban al aire libre, un fenómeno que tiene influencias negativas en la salud y la alimentación de las personas, y que además supone un riesgo añadido para las mujeres y niñas, vulnerables frente a agresiones sexuales cuando se alejan del pueblo para hacer sus necesidades.

Según los datos del Programa Conjunto de Monitoreo de Naciones Unidas, encargado de medir el progreso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con el abastecimiento de agua y el saneamiento, en 2015 Níger era el tercer país del mundo con más población (73%) que practicaba la defecación al aire libre.

Dada la gravedad del problema, en 2016 el Movimiento por la Paz -MPDL- comenzó un proyecto con el fin de eliminar la defecación al aire libre en cinco comunidades nigerinas (Korop, Farsaoua, Doumbou, Yelwa y Zongo Yelwa) de la región de Tahoua, al sur de Níger. La iniciativa, enmarcada en un Convenio de fortalecimiento de la resiliencia de la población local financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), fue planificado siguiendo la metodología del Saneamiento Total Liderado por la Comunidad (SANTOLIC), cuyo objetivo es no sólo la construcción de letrinas, sino también la sensibilización de las comunidades sobre las consecuencias de la defecación al aire libre mediante la creación de un sentimiento de rechazo hacia dicha práctica, adoptando así una nueva norma social.

Creado inicialmente en Bangladesh por Kamal Kar y después introducido en África, el enfoque SANTOLIC se basa en la concienciación de las comunidades sobre los problemas (sanitarios, medioambientales, etc.) ligados a la defecación al aire libre, como forma de hacer que la propia población decida poner fin a esta práctica. A consecuencia de dicha decisión, son los propios habitantes quienes se responsabilizan de construir las letrinas, en tanto que indicador claro del nivel de apropiación del cambio de comportamiento por parte de la población. La implicación activa en el proyecto de las personas destinatarias del mismo representa un elemento muy valorable, ya que contribuye enormemente a crear un sentimiento de importancia y de aprecio hacia la propia comunidad, así como un mayor compromiso hacia las propuestas del programa.

Para desarrollar el proyecto utilizando la metodología SANTOLIC es necesario completar una serie de pasos, como recoger información sobre la cantidad de excrementos que se producen en la comunidad (por ejemplo a través de paseos colectivos por las zonas de defecación), preparar una cartografía de las áreas más sucias del pueblo y cuantificar los gastos dedicados al tratamiento de las enfermedades provocadas por esta práctica, entre otros.

La señora Habsou construyendo una letrina

En Farsaoua, la señora Habsou, cuyo marido emigró en busca de trabajo, construye una letrina para ella y sus hijos.

A través de estas acciones, se busca despertar en el seno de la comunidad un sentimiento de asco y vergüenza sobre la defecación al aire libre. En ese momento, una vez la comunidad ha reconocido y entendido el problema, es cuando se produce la llamada “activación”. Es decir, cuando los miembros de la comunidad toman la decisión de erradicar la defecación al aire libre y, para ello se toman una serie de medidas, siendo una de las fundamentales la construcción de letrinas en las casas y espacios colectivos.

De esta manera, en el marco del proyecto del Movimiento por la Paz, llevado a cabo en estrecha coordinación con los líderes tradicionales y religiosos de los pueblos seleccionados, durante los últimos meses se ha obtenido el compromiso de un número elevado de personas decididas a parar la defecación al aire libre.

Líder de la comunidad de Zongo Yelwa

El líder de la comunidad de Zongo Yelwa durante una reunión de sensibilización comunitaria sobre la defecación al aire libre.

Según las palabras del líder de Zongo Yelwa, “la iniciativa de SANTOLIC que se ha llevado a cabo en nuestra comunidad es una cosa increíblemente buena para los habitantes. Durante mucho tiempo habíamos ignorado las consecuencias de la defecación al aire libre para la salud. Antes del proyecto, en nuestro pueblo había ocho letrinas para unos 1.000 habitantes. Ahora, gracias a la sensibilización, 81 familias se han comprometido a construir una letrina”.

De esta manera, las 164 familias -966 habitantes- que viven en la localidad de Zongo Yelwa disponen a día de hoy de 85 letrinas construidas en las 63 casas que componen el pueblo (algunas viviendas son compartidas por dos familias y, por tanto, disponen de más de una letrina), de manera que todas ellas cuentan con al menos un espacio adecuado donde hacer sus necesidades.

El balance completo de los resultados conseguidos en el marco del proyecto aparece desglosado en el siguiente cuadro:

Cuadro letrinas

El objetivo último del enfoque SANTOLIC es lograr que los pueblos en su conjunto abandonen la práctica de forma duradera y sostenible. Para verificar el nivel de consolidación del cambio en el comportamiento de la comunidad, existe un sistema homologado de seguimiento y revisión del uso de las letrinas -que además deben estar equipadas con dispositivos de lavado de manos- por parte del conjunto de los habitantes.

Ceremonia de certificación en Korop

En la ceremonia de certificación, el líder tradicional de Korop recibe su diploma de manos del Responsable del MPDL en Níger.

Cuando se corrobora, un año después de la activación, la sostenibilidad de la defecación en las letrinas en una comunidad determinada, dicho pueblo recibe un diploma que le certifica como libre de defecación al aire libre.

La entrega del diploma se realiza durante una ceremonia en la que toman parte todos los habitantes y a la que asisten autoridades locales y regionales. Además, en la entrada a la comunidad se instala un letrero con la información sobre el logro conseguido por la misma. Todo ello contribuye a consolidar el cambio en el comportamiento colectivo y a dotar al conjunto de la comunidad de un importante sentido del orgullo por el cumplimiento de sus objetivos.

En el caso del proyecto ejecutado por el Movimiento por la Paz, los cinco pueblos de intervención han sido certificados como comunidades libres de defecación al aire libre.

Más información Día Mundial del Retrete 2016 | Informe del Programa Conjunto de Monitoreo 2015 | Enfoque SANTOLIC – Manual (.pdf) | ¿Qué es la metodología SANTOLIC?

Facebook Twitter Google LinkedIn Pinterest Email